IQ CENTER - CENTRO DE NEUROAPRENDIZAJE AVANZADO

El estudio también se puede en familia

A muchos papás les preocupa el desempeño académico de sus hijos, en específico durante los exámenes, algunos desearían conseguir una “receta mágica” para lograr siempre un resultado perfecto. En realidad no existe una fórmula infalible, lo que sí podemos asegurarte es que con un poco de constancia podrás lograr los resultados esperados, por eso tenemos para ti un método que mejorará la atención en el estudio de toda la familia para obtener esas buenas calificaciones.

Para entender cómo funciona el proceso de aprendizaje, hay que conocer cómo trabaja nuestro cerebro. En él, toda la información está organizada, por lo tanto, para poder asimilar algo, los contenidos deben presentarse estructurados; cada vez que adquirimos un nuevo conocimiento, lo incorporamos a nuestros esquemas, el cerebro vincula con lo poco o mucho que ya sabíamos del tema y gracias a nuestra motivación, además de disposición, ese nuevo saber se torna significativo, es decir, se “almacena” en nuestra memoria a largo plazo y se vuelve permanente.

Para tener una retención más duradera de la información hay que regularla y dosificarla. Nuestro cerebro no funciona saturándolo, la mayor parte de los alumnos estudian el día anterior a la prueba y durante largos periodos, por lo que nuestra razón no es capaz de organizar el conocimiento adquirido.

Entonces, para que el cerebro pueda acceder a la información en nuestra memoria de largo plazo, debes organizar sesiones cortas de estudio (se sugiere que por cada hora de estudio, existan 10 a 15 minutos de descanso), divididas en varios días, así podremos organizar de poco en poco los conocimientos adquiridos.

Por esta razón, lo más importante es planificar y estudiar de forma fragmentada.

Según un artículo realizado por la Universidad de Brigham Young (BYU) en 2012, el sueño influye en el rendimiento intelectual. Dicho estudio comprueba que se necesitan al menos 7 horas de descanso para obtener las mejores calificaciones. Dormir bien, es fundamental para la consolidación de la memoria, el crecimiento y el aprendizaje. Por tal motivo, estudiar durante la noche anterior al examen no es la mejor táctica.

Otra estrategia para comprobar los resultados obtenidos por tu estudio, es hacer esquemas, una mejor técnica que dibujar diagramas, ya que favorece hasta en un 50% el aprendizaje, este fue un método publicado en la revista Science, se basa en los datos obtenidos de una investigación realizada en 2011.

Esperamos que esto te ayude a crear buenos hábitos de estudio con toda tu familia y juntos obtengan las mejores calificaciones.

Si quieres saber más estrategias para que sus evaluaciones sean aún más favorables, logren sus metas y se mantengan motivados, escríbenos o síguenos en nuestras redes sociales, con gusto te ayudaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
YouTube
Instagram